Psicoterapia Breve

¿Por qué la psicoterapia breve?

Psicoterapia Breve

Acortar la terapia significa que la persona que consulta, pueda resolver y manejarse lo antes posible.

Hay pacientes que necesitan una única sesión, otros doce y otros treinta. Depende del motivo de consulta, de la urgencia, de la disponibilidad del cliente. Hay personas que prefieren varias sesiones semanales, otros quincenales, otros mensuales, otros que cuando mejoran las espacian aún más. Cada individuo demanda un proceso diferente.

Desde este modelo, la eficacia no se ve disminuida ya que buscamos que con las técnicas utilizadas, se vean antes los beneficios y sea más exitosa la terapia.

El hecho además de tener un proceso más corto significa menor inversión, recuperar la autonomía y el bienestar de forma más rápida y exitosa.

La psicoterapia breve es un tratamiento psicológico que utiliza un conjunto de procedimientos y técnicas centrado desde el primer momento en pensar soluciones adecuadas para resolver el problema o problemas específicos y concretos que el cliente trae a consulta.

Todas las personas disponemos de recursos y capacidades para afrontar las crisis y momentos vitales que nos ayudan a evolucionar y solucionar estas situaciones. A través de la terapia breve, se busca el causante del conflicto, identificando, estimulando y movilizando esos recursos, trabajando principalmente el “Aquí y Ahora”.

Las principales características de la psicoterapia breve son su limitación en el tiempo, la especial atención a las emociones, la planificación y la integración de recursos terapéuticos.

El cliente, además, como consecuencia de esta perspectiva terapéutica, es una parte activa en su proceso de cambio por ser experto en sus propias angustias y preocupaciones. Interactúa con su problema de una forma no pasiva, construyendo y modificando la forma de enfrentarse a las situaciones, especialmente aquellas que por cualquier motivo, no se pueden variar.

El terapeuta breve es más activo y directivo, menos neutral que aquellos que trabajan de manera prolongada. La alianza entre cliente y terapeuta es fundamental para conseguir resultados.

No es un proceso fácil ni gozoso. Asumir el manejo y control del problema, responsabilizarse de lo que nos pasa, implica salir de nuestra zona de confort, de lo conocido, de lo que sabemos. 

La modificación de patrones adquiridos a lo largo de los años, enfrentarse a lo desconocido, responsabilizarse de las propias acciones, compromete al cliente a un desarrollo personal necesario para lograr el cambio deseado. El terapeuta, a su vez, está atento para favorecer el cambio y brindar el apoyo necesario que supone esta travesía.

 

Photo credit: Robbert van der Steeg / Foter / CC BY-SA

CONTACTAR CON PSIQUE HAY EMOCIONES

¡Escríbenos y comience a CAMBIAR su vida dese hoy mismo! Te esperamos.

© 2020. - Psique Hay Emociones | Todos los derechos reservados.Web desarrollada por : Amikia Digital Services

Política de Privacidad

Política de Cookies