Blog

COMPASIÓN

 

¿Qué es el SUFRIMIENTO? ¿En qué consiste la COMPASIÓN? ¿Es lo mismo que pena o lástima? ¿A qué tenemos miedo?

El sufrimiento es inherente a la persona. Sufrimos por múltiples cosas: muerte (la nuestra y la de nuestros seres querido), enfermedad, envejecimiento, acontecimientos vitales…

La aceptación es clave para no originarnos más sufrimiento y para tener un punto de partida desde el que sí podemos cambiar cosas, las que están a nuestro alcance.

Si suspendo y tengo que preparar la próxima convocatoria, ponerme a ello y no pensar que para qué si voy a volver a suspender.

La aceptación, además es la puerta de entrada hacia la COMPASIÓN. Pero ¿qué es exactamente la compasión? Según Paul Gilbert (2015), la compasión es la profunda conciencia del sufrimiento de uno mismo y de los otros seres vivientes, junto con el deseo y el esfuerzo de aliviarlo.

Sin embargo, la mayoría de las personas asocian compasión con lástima, con pena cuando no es así.

Si sentimos lástima por alguien, nos colocamos en un lugar de superioridad, nuestra mirada es como si no me pudiera pasar a mí nunca.

 

El sentimiento hacia esa persona o personas ha de ser desde una posición simétrica, de igualdad.

Si miramos la etimología de esta palabra, procede del latín “compassio,-onis”. Deriva además del compuesto “cum-” que indica compañía, reunión, cooperación, conjunción y el verbo “patior” (del griego πάθος), que significa sufrir, aguantar, soportar, tolerar, padecer.

Por lo tanto si las unimos, la traducción sería: “padecer con (otro)”, sufrir con”.

Conseguir un verdadero sentimiento de empatía, comprendiendo el dolor que provoca su sufrimiento, empezamos a ser compasivos y es un estado que debemos trabajar de forma continua.

Para Kristin Neff (2004), la compasión tiene tres elementos fundamentales que veremos brevemente:

  • Mindfulness: ser consciente del sufrimiento propio y de los otros intentando no identificarse con los pensamientos.
  • Humanidad común: todos experimentamos sufrimiento y cometemos errores.
  • Autocompasión: tratarnos con amabilidad y cariño en vez de criticarnos excesivamente.

Ser autocompasivos con nosotros mismos nos acerca al deseo sincero de estar libres de sufrimiento expresándonos afecto. No es un acto egoísta como muchos piensan sino la forma de cuidarnos y recuperarnos para seguir. Si me caigo y me rompo un hueso, ¿es egoísta curarme y recuperarme?

Pero ¿de qué me sirve ser más compasivo? ¿Cómo puede ayudarme la compasión en mi día a día?

Ser más compasivos nos ayuda a:

  • Disminuir la autocrítica.
  • Disminuir las rumiaciones (esos pensamientos pegajosos que se enganchan provocándonos malestar, estrés…).
  • Regular las emociones (dándoles espacio y validez para expresarse, especialmente si son desagradables).
  • Percibir los acontecimientos vitales adversos con más perspectiva.

Por último, unas líneas para la bondad amorosa, loving kidness o metta (en pali), un concepto de cariño y amabilidad incondicional hacia los seres humanos y hacia el mundo. Significa ser honesto, humilde, dejando que el AMOR lo impregne todo creciendo en ti de forma natural. (Nhàt Hànch, 2007).

 

  • Disminuir la autocrítica.
  • Disminuir las rumiaciones (esos pensamientos pegajosos que se enganchan provocándonos malestar, estrés…).
  • Regular las emociones (dándoles espacio y validez para expresarse, especialmente si son desagradables).
  • Percibir los acontecimientos vitales adversos con más perspectiva.

Por último, unas líneas para la bondad amorosa, loving kidness o metta (en pali), un concepto de cariño y amabilidad incondicional hacia los seres humanos y hacia el mundo. Significa ser honesto, humilde, dejando que el AMOR lo impregne todo creciendo en ti de forma natural. (Nhàt Hànch, 2007).

 

 

 

 

 

Author: Yolanda G. B.

Popular posts

CONTACTAR CON PSIQUE HAY EMOCIONES

¡Escríbenos y comience a CAMBIAR su vida dese hoy mismo! Te esperamos.

© 2020. - Psique Hay Emociones | Todos los derechos reservados.Web desarrollada por : Amikia Digital Services

Política de Privacidad

Política de Cookies