Blog

SOMBRA AQUÍ, SOMBRA ALLÁ… EL LADO POSITIVO DE LA TRISTEZA

 

¿Quién no tiene sombras? ¿Quién no siente su peso como una losa en muchos momentos de sus vidas? ¿Quién no tiene visitas de sus fantasmas del pasado, presente y futuro sin esperar a los espíritus de la Navidad..? ¿Sabemos distinguir depresión de tristeza?

Seguro que cuando decimos abiertamente, “estoy triste”, se disparan alarmas a nuestro alrededor y sobrevuela o se verbaliza la palabra depresión.
Esta emoción básica, necesaria y adaptativa tiene una función muy importante ya que sin tristeza, no sabremos que es felicidad. Reflexionemos un momento.

En nuestra sociedad, la felicidad está muy sobrevalorada hasta el punto que estar triste se interpreta como un fracaso, no como una forma de resituarnos en la vida, de pedir ayuda o de pararnos a pensar que está pasando con nosotros, con la situación, con la vida.
Estar triste se asocia a debilidad, a vulnerable, a “pobrecito”, sin embargo, que la tristeza nos muestre como vulnerables no significa que seamos débiles. Lamentablemente, es fácil utilizarlos como sinónimos, cuando no lo son.

Y es que la tristeza, tiene un lado positivo pero necesita su espacio, espacio, que no tiene. Hablar de tristeza puede terminar en medicalizar una emoción cuando no es necesario porque no es lo mismo estar triste que estar deprimido.

Depresión es tristeza patológica, un trastorno que se identifica por síntomas como:

-Sueño excesivo (hipersomnia) o insomnio casi todos los días.
-Fatiga a menudo, casi diaria.
-Pérdida de interés o capacidad para el placer en todas o en la mayor parte de las actividades y casi todo el día.
-Pérdida o aumento de peso sin cambiar los hábitos alimentarios así como pérdida o aumento del apetito.
-Pensamientos recurrentes de muerte e ideación autolítica (suicida).
-Estado depresivo casi todo el día y prácticamente todos los días.
-Incapacidad para concentrarse o indecisión casi cada día.
-Sentimientos de inutilidad y/o culpa excesivas, incluso delirantes.
-Agitación o enlentecimiento psicomotores casi cada día.


El malestar que provocan estos síntomas no son debidos a la ingesta de una droga o un duelo enquistado sino que suelen persistir en el tiempo durante más de dos meses e incapacitan a la persona para su desarrollo personal, laboral y social.

La tristeza, como tal, ha de ser aceptada y ser resuelta por la persona sin tener que recurrir a fármacos. Si no se resuelve, si nos inunda o nos sobrepasa, puede conducir a una depresión pero antes de eso, este post pretende darle el espacio a la tristeza que debe tener y sugerir algunas pautas para que la sonrisa invada otra vez nuestras vidas.

-Necesitamos tiempo para el duelo tanto si es por la pérdida de un ser querido como si es por un trabajo, por una ruptura sentimental o por cualquier otro motivo. Hay que llorar y desahogarse porque creo que todo lo que no se llora, se guarda pero no se acepta ni se pasa.
-Pedir ayuda para recibir. Si no pedimos, los demás no saben que les necesitamos.
-Escucharnos. Durante el proceso de duelo, de pérdida, se aprende mucho de nosotros mismos.
-Intentar hacer algo de ejercicio, aunque sea andar media hora al día, recuperar o probar una afición nueva, dejar fluir nuevas emociones, sin prisa, sin agobio, la tristeza no patológica necesita su proceso, no hay que correr, sabremos sin duda cuando hemos aceptado e integrado lo que ha pasado.
-Dar la bienvenida a la rabia, la culpa, la alegría… Estas emociones aparecen en algún momento, no todo es tristeza y dolor.

Démonos tiempo para la reflexión, para estar tranquilos, para guardar o poner fotos, para escribir, para mirar a la luna, para llorar, para pasear y para mirar al cielo. Ser vulnerables no nos hace menos humanos sino todo lo contrario.

Si aun así, tu tristeza te supera, en Psique Hay Emociones podemos ayudarte a que tu vida sea más tranquila, no dudes en ponerte en contacto con nosotros.

Author: Yolanda G. B.

Popular posts

CONTACTAR CON PSIQUE HAY EMOCIONES

¡Escríbenos y comience a CAMBIAR su vida dese hoy mismo! Te esperamos.

© 2020. - Psique Hay Emociones | Todos los derechos reservados.Web desarrollada por : Amikia Digital Services

Política de Privacidad

Política de Cookies